El candidato de la oposición de Bielorrusia ha huido del país en circunstancias tensas

KYIV – Svetlana Tikhanovskaya, quien primero se negó a aceptar lo que llamó un resultado fraudulento en las disputadas elecciones de Bielorrusia, dijo a sus partidarios el martes que había huido a Lituania durante la noche.

En el último giro de acontecimientos extraordinarios que sacudieron al país, instó a los bielorrusos a dejar de protestar e insinuó las presiones que la obligaron a irse.

Apareciendo exhausto en un lloroso vídeo de Lituania, Tikhanovskaya dijo que la decisión de irse fue suya y que la tomó por el bien de sus hijos.

“Muchos me entenderán, muchos juzgarán, algunos me odiarán”, dijo. “Lo que está sucediendo ahora no vale ni una vida”, agregó, refiriéndose a los violentos enfrentamientos entre policías antidisturbios fuertemente armados y manifestantes que estallaron en todo el país y se intensificaron durante una segunda noche de protestas el lunes.

Dejó en claro que después de reunirse con las autoridades bielorrusas sintió que no tenía otra opción que huir a otro país. “Dios no quiera que tengas que enfrentar la decisión que enfrenté”, dijo.

Las manifestaciones se convirtieron en una huelga nacional el martes, con trabajadores de varias empresas estatales abandonando el trabajo para protestar por la brutalidad policial y la declaración oficial del presidente en ejercicio, Alexander Lukashenko, como el ganador en las elecciones del domingo. También exigieron la liberación de todos los manifestantes.

La policía antidisturbios ha atacado a los manifestantes con balas de goma, granadas paralizantes, gases lacrimógenos, cañones de agua y porras. Las imágenes compartidas en las redes sociales han mostrado a personas con heridas sangrientas en la cabeza y el torso. Los videos muestran a la policía usando palos para golpear a las personas acurrucadas en el suelo. Uno vídeo que se difundió ampliamente muestra a decenas de detenidos obligados a tumbarse boca abajo en los terrenos de un centro de detención rodeado de alambre de púas mientras agentes armados los rodean.

Las autoridades bielorrusas dijeron que detuvieron a otras 2.000 personas el lunes y la madrugada del martes después de detener a más de 3.000 en la primera noche de protestas. La policía informó el martes que un hombre murió durante la noche después de que un artefacto explosivo detonó en su mano, mientras que los medios locales independientes informaron que decenas de manifestantes habían sido brutalmente golpeados y heridos en las calles y bajo custodia policial.

Lukashenko, que ha gobernado la antigua nación soviética de 9,5 millones de habitantes desde 1994, calificó a la oposición de “ovejas” manipuladas por los gobiernos occidentales para derrocarlo.

Ha denunciado específicamente a Polonia, el Reino Unido y la República Checa por su presunta participación, pero también sugirió que Estados Unidos podría estar involucrado después de la detención de un titular de pasaporte diplomático estadounidense. Ese hombre, Vitali Shkliarov, trabajó en la campaña presidencial de 2016 del senador Bernie Sanders y en la campaña de reelección de 2012 del presidente Barack Obama.

Estados Unidos, que ha trabajado duro para normalizar las relaciones con Bielorrusia durante el último año o más, está siguiendo de cerca los eventos en el país. El secretario de Estado Mike Pompeo visitó Minsk en febrero, y en abril, el presidente Donald Trump nominó a Julie Fisher, actualmente subsecretaria de Estado adjunta, para ser la primera embajadora de Estados Unidos en Bielorrusia desde que la última fue expulsada en 2008. Minsk también nominó un embajador en Washington.

El lunes, Pompeo dijo en un comunicado que Estados Unidos apoya las “aspiraciones del pueblo bielorruso de un futuro democrático y próspero”.

Dijo: “Para lograr estos objetivos, el Gobierno de Belarús debe demostrar a través de la acción su compromiso con los procesos democráticos y el respeto de los derechos humanos”.

Hablando en nombre de la Casa Blanca, la secretaria de prensa Kayleigh McEnany dijo a los periodistas: “Las severas restricciones al acceso de los candidatos a las boletas, la prohibición de observadores locales independientes en los colegios electorales, la intimidación de los candidatos de la oposición y la detención de manifestantes pacíficos y periodistas han empañado el proceso y instamos al gobierno bielorruso a respetar el derecho de las personas a reunirse pacíficamente y a abstenerse del uso de la fuerza ”.

El exvicepresidente y aspirante a presidente demócrata Joe Biden también pesado en. “Estoy con quienes piden un recuento de votos transparente y preciso y la liberación de todos los presos políticos”, dijo. “También pido al presidente Lukashenko que respete los derechos de los manifestantes pacíficos y que se abstenga de nuevos actos de violencia”.

El video de Tikhanovskaya fue recibido con alivio pero también con confusión por parte de los seguidores que contuvieron la respiración colectiva mientras esperaban noticias de su paradero después de ella desapareció el lunes, luego de una visita a la Comisión Electoral Central (CEC).

Había ido allí para presentar una denuncia oficial sobre los resultados de las elecciones. Según la CCA, Lukashenko ganó el 80,08% de los votos el domingo y Tikhanovskaya obtuvo solo el 10,09%. A los observadores electorales independientes se les prohibió observar las urnas, pero el campo de Tikhanovskaya movilizó a sus propios observadores para monitorear los distritos electorales. Ellos, junto con periodistas de medios de comunicación independientes, informaron haber presenciado fraude electoral a gran escala.

Permaneció dentro del edificio durante varias horas. Cuando finalmente salió, su campaña decía que les dijo que había “tomado una decisión” antes de irse sola en un automóvil.

La siguiente vez que alguien escuchó sobre Tikhanovskaya fue cuando el ministro de Relaciones Exteriores de Lituania, Linas Linkevičius, tuiteó el martes por la mañana que estaba “a salvo” pero que había sido detenida por las autoridades bielorrusas, mantenida en régimen de incomunicación durante siete horas en la CCA y luego conducida a Lituania. Una fuente con conocimiento de sus viajes y que pidió el anonimato debido a la naturaleza delicada del asunto le dijo a BuzzFeed News que cruzó la frontera a las 3:30 a.m. hora local y fue ayudada por las autoridades lituanas.

Tres horas después del tweet de Linkevičius, Tikhanovskaya lanzó el que sería el primero de dos videos. En el de Lituania, sugirió que las autoridades bielorrusas le habían dado un ultimátum, que actualmente retienen a su esposo, el popular vloguero Sergei Tikhanovsky. Había anunciado su candidatura a la presidencia antes de ser detenido y encarcelado en mayo.

En un segundo vídeo, publicado el martes por la tarde por los medios estatales bielorrusos, un angustiado Tikhanovskaya leyó un trozo de papel dentro de la CCA.

“Bielorrusos, los insto a que muestren sentido común y respeto por la ley”, dijo en el video, sin levantar la vista hacia la cámara. “No quiero sangre ni violencia. Les pido que no se enfrenten a la policía y no vayan a las plazas para poner en peligro sus vidas. Cuiden de ustedes y de sus familiares “.

Un miembro del personal de la campaña de Tikhanovskaya le dijo a BuzzFeed News que el gobierno había presionado a la candidata para que hiciera el video y abandonara el país a cambio de la liberación de su jefa de campaña, Maria Moroz, que había estado detenida por la policía desde el sábado. Moroz ahora también está en Lituania, según el miembro del personal.

Más tarde el martes, la campaña emitió un comunicado a los medios locales retrocediendo las palabras de Tikhanovskaya. “Apoyamos a todos los que protestan pacíficamente contra el fraude electoral. Estamos en contra de la violencia y pedimos a las autoridades que no utilicen la violencia contra los civiles. … Proponemos un diálogo sobre la transferencia pacífica del poder al pueblo ”.

Mientras tanto, en las calles de Minsk y otras ciudades del país después de una noche violenta en la que la policía antidisturbios volvió a utilizar balas de goma y granadas de aturdimiento contra los manifestantes, y algunos manifestantes disparan fuegos artificiales y lanzar Cócteles molotov hacia las filas policiales, muchos miles de manifestantes continuaron reuniéndose y expresando su enojo por lo que denuncian como una elección robada.

Pacífico huelgas estaban en marcha en empresas estatales en toda la ciudad en un intento por cerrar la economía y presionar al gobierno. También se informó de piquetes en solitario, con un hombre incluso saltando frente a un tren en el metro de Minsk para levantar un firmar adornado con una demanda para que la policía “deje de mutilar y matar gente!”

Veronika Tsepkalo, quien junto con Tikhanovskaya era parte del trío de mujeres que hacía campaña para expulsar a Lukashenko, le dijo a BuzzFeed News desde Moscú que también había huido de Bielorrusia el lunes por la noche después de que “recibió información de que yo también iba a ser detenida . ” Ella había regresado a Bielorrusia el domingo desde Rusia, donde su esposo, un ex candidato presidencial, también había huido el mes pasado con los dos hijos de la pareja.

Cuando se le preguntó qué pasará con el movimiento de oposición que inspiró junto con Tikhanovskaya y Maria Kolesnikova, la tercera y única miembro del trío que permanece en Minsk, Tsepkalo dijo: “La gente debe luchar por sus derechos”.

El martes por la noche, muchos bielorrusos parecían estar haciendo precisamente eso. Cuando el anochecer descendió sobre Minsk, miles de ellos volvieron a salir a las calles.

Los seguían de cerca cientos de policías antidisturbios fuertemente armados, fuerzas especiales y vehículos militares.

Reply