El exjefe de McDonald’s ‘mintió sobre las relaciones sexuales’

Steve Easterbrook, CEO de McDonald, posa con Ronald McDonald durante la reapertura del nuevo restaurante insignia de McDonald's en el Aeropuerto Internacional de Frankfurt, Terminal 2, el 30 de marzo de 2015 en Frankfurt am Main, Alemania. (

Derechos de autor de la imagen
Reuters

Captura de imagen

Easterbrook el mes en que se convirtió en jefe de McDonald’s en 2015

McDonald’s ha emprendido nuevas acciones legales contra el ex director ejecutivo Steve Easterbook, acusándolo de mentir sobre las relaciones sexuales con el personal.

La compañía despidió a Easterbrook el año pasado después de descubrir que tenía una relación consensuada con un empleado.

Pero la firma dice que una investigación adicional encontró que el ejecutivo británico tenía tres relaciones adicionales con el personal, sobre las cuales mintió a la junta.

McDonald’s está demandando para recuperar su pago, supuestamente valorado en $ 40 millones (£ 35 millones).

El gigante de la comida rápida prohíbe “cualquier tipo de relación íntima entre empleados en una relación de subordinación directa o indirecta”.

En el momento de la destitución de Easterbrook en noviembre, McDonald’s dijo que solo tenía evidencia de una relación no física y consensuada, que consistía en mensajes de texto íntimos y videollamadas.

Acordó terminar el contacto de Easterbrook “sin causa”, por temor a una batalla legal prolongada, según el archivo legal de la firma.

Pero después de recibir un aviso de un empleado en julio, el gigante de la comida rápida inició una segunda investigación, que descubrió “evidencia indiscutible” de otras tres relaciones sexuales.

Dice que los investigadores encontraron fotografías de desnudos enviadas desde la cuenta de correo electrónico de la empresa de Easterbrook, así como mensajes que mostraban que aprobó una concesión de acciones de la empresa por valor de cientos de miles de dólares a uno de los empleados “poco después de su primer encuentro sexual”.

McDonald’s dijo que si hubiera tenido conocimiento de esta información, no habría aprobado su pago multimillonario.

‘Evidencia indiscutible’

McDonald’s dijo que inicialmente no encontró las fotos y los mensajes porque Easterbrook los había borrado de su teléfono. La segunda investigación también buscó servidores de la empresa.

Dijo que Easterbrook violó su deber para con la compañía al mentir cuando se le preguntó sobre su comportamiento en un esfuerzo por asegurar un paquete de indemnización más grande, cometiendo fraude.

Easterbrook, quien está divorciado, no pudo ser contactado de inmediato para hacer comentarios. En el momento de su despido, reconoció una relación en un correo electrónico al personal, calificándola de “error”.

“Dados los valores de la empresa, estoy de acuerdo con la junta en que es hora de que siga adelante”, escribió.

Derechos de autor de la imagen
Reuters

Captura de imagen

McDonald’s afirma que Steve Easterbrook mintió

Easterbrook, un ciudadano del Reino Unido que creció en Watford, Hertfordshire, dirigió McDonald’s desde marzo de 2015 hasta noviembre de 2019, después de haber dirigido anteriormente sus operaciones en el Reino Unido.

Se le atribuyó ampliamente la revitalización de los menús de la empresa, la remodelación de las tiendas y el uso de mejores ingredientes. El valor de sus acciones aumentó a más del doble durante su mandato en Estados Unidos.

El año pasado, recibió más de 17 millones de dólares en compensación total.

¿Patrón más amplio?

El tamaño del paquete de indemnización de Easterbrook había provocado un retroceso anterior, incluso de un grupo asesor de accionistas.

La firma también ha enfrentado acusaciones de que no se ha tomado en serio el acoso sexual.

En abril, los trabajadores estadounidenses presentaron una demanda colectiva contra McDonald’s, acusando al gigante de la comida rápida de fomentar el “acoso sexual sistémico”.

Una coalición mundial de sindicatos presentó una queja similar ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos en mayo.

En ese momento, una de las organizadoras, Sue Longley, secretaria general de la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación, dijo que la empresa tenía una “cultura podrida desde arriba”.

Reply