Funcionarios dicen que el gobierno de Libia oriental renuncia en medio de protestas

EL CAIRO (AP) – Un gobierno interino en el este de Libia renunció el domingo en medio de protestas callejeras que estallaron en todo el país dividido por las pésimas condiciones de vida, dijeron las autoridades.

El primer ministro Abdallah al-Thani presentó la renuncia de su gobierno a Aguila Saleh, presidente de la Cámara de Representantes con sede en el este, dijo el portavoz del gobierno, Ezzel-Deen al-Falih.

Abdallah Abaihig, un portavoz del parlamento, confirmó la renuncia del gobierno y dijo que los legisladores la revisarían en su próxima reunión. No se ha fijado una fecha para la sesión.

El viernes, el parlamento acusó al Banco Central y al gobierno de la capital, Trípoli, de “saquear” el país y descuidar el este, en aparentes esfuerzos por desviar la culpa por el deterioro de los servicios públicos.

Libia se sumió en el caos cuando un levantamiento respaldado por la OTAN en 2011 derrocó al antiguo gobernante Moammar Gadhafi, quien luego fue asesinado. Desde entonces, el país se ha dividido entre administraciones rivales basadas en el este y el oeste, cada una respaldada por grupos armados y gobiernos extranjeros.

Tanto el parlamento como el gobierno de al-Thani, que no está reconocido internacionalmente, están aliados con Khalifa Hifter, comandante de las autodenominadas Fuerzas Armadas Árabes Libias, que controlan el este y el sur de Libia.

Cientos de jóvenes libios inundaron las calles de Bengasi y otras ciudades del este en los últimos días en un estallido espontáneo de ira por la agobiante escasez de electricidad en la zona.

Los manifestantes en el este de Libia incendiaron montones de neumáticos y bloquearon el tráfico en varias carreteras principales. El sábado, los manifestantes intentaron asaltar un cuartel general de seguridad en la ciudad oriental de Marj.

La Misión de Apoyo de la ONU en Libia, o UNSMIL, dijo que al menos un civil murió y otros tres resultaron heridos.

Pidió una investigación “exhaustiva e inmediata” sobre “el presunto uso excesivo de la fuerza contra manifestaciones pacíficas” y la rápida liberación de varios manifestantes detenidos.

Las manifestaciones reflejan protestas similares recientes por cortes de energía y corrupción en la capital Trípoli y otras ciudades occidentales en las últimas semanas. Las protestas han llevado a una lucha de poder dentro del gobierno apoyado por la ONU.

Las recientes protestas en Libia fueron “motivadas por frustraciones profundamente arraigadas por las malas condiciones de vida sostenidas, la escasez de electricidad y agua, la corrupción desenfrenada, la mala gobernanza y la falta de prestación de servicios en todo el país”, dijo la UNSMIL.

La misión de la ONU dijo que las protestas subrayan “la necesidad urgente de levantar el bloqueo petrolero” y el regreso a un proceso político “completo e inclusivo” para poner fin al conflicto de muchos años de Libia.

Poderosas tribus del este de Libia leales a Hifter cerraron terminales de exportación de petróleo y bloquearon importantes oleoductos a principios de año para presionar al gobierno con sede en Trípoli, acusado de utilizar los ingresos del petróleo para financiar milicias y mercenarios.

La embajada de Estados Unidos en Libia dijo que Hifter acordó reabrir campos petroleros y terminales a más tardar el sábado. Para el domingo por la noche, no estaba claro si se había levantado el bloqueo. El portavoz de Hifter no respondió llamadas telefónicas ni mensajes en busca de comentarios.

Las fuerzas de Hifter lanzaron una ofensiva en abril de 2019 para intentar capturar Trípoli. Pero su campaña se derrumbó en junio cuando las milicias aliadas de Trípoli, con un fuerte apoyo turco, tomaron la delantera y llevaron a sus fuerzas desde las afueras de la ciudad y otras ciudades occidentales.

Los combates se han calmado en las últimas semanas en medio de intensos esfuerzos internacionales, incluidos los de Estados Unidos, para establecer un alto el fuego duradero y evitar una batalla por la ciudad estratégica de Sirte, la puerta de entrada a instalaciones petroleras vitales.

Reply