Los casos de coronavirus aumentan en la Cisjordania ocupada

Hebrón, Cisjordania ocupada – El número de casos de COVID-19 en Cisjordania ocupada, Jerusalén Este y Gaza llegó a 13.457 el viernes, ya que un aumento de las infecciones en la segunda mitad de julio vio duplicarse el número total de casos reportados.

Según el Centro MRC para el Análisis Global de Enfermedades Infecciosas en el Imperial College de Londres, la tasa de transmisión de la enfermedad en la Cisjordania ocupada ha llegado a 1.58, lo que significa que es probable que cada dos personas infectadas propaguen el virus a tres más.

La Autoridad Palestina (AP), que ejerce un control limitado sobre algunas áreas de Cisjordania ocupada, ha luchado por contener la propagación del virus.

Cuando la Autoridad Palestina alivió el cierre tras las protestas callejeras a fines de mayo, hubo menos de 130 infecciones confirmadas por coronavirus. Desde entonces, ha vuelto a imponer un bloqueo parcial en respuesta al aumento de los casos denunciados.

Sin embargo, la adherencia irregular a las pautas de distanciamiento social se mantuvo generalizada en Cisjordania, mientras que la falta de control sobre las fronteras y el movimiento de personas han elevado los problemas que enfrenta la administración con sede en Ramallah.

Al-Khalil y Dura

Hebrón es el epicentro del brote de coronavirus en la Cisjordania ocupada [Ibrahim Husseini/Al Jazeera]

Nuevo epicentro

De los 8,796 casos activos, más de la mitad han sido reportados en la gobernación de Hebrón en el sur de Cisjordania.

En un fin de semana reciente en la ciudad de Hebrón, con una población de más de 750,000, las autoridades locales parecieron ineficaces o poco dispuestas a hacer cumplir un bloqueo de rutina. El tráfico de vehículos dentro y fuera de la ciudad fluía sin obstáculos, y muchos negocios estaban abiertos.

“Decidí abrir mi tienda cuando vi que al mediodía todos estaban abiertos”, dijo Ahmad al-Qaisi, un minorista de tapicería de Hebrón a Al Jazeera.

A fines de junio, cuando quedó claro que Hebrón fue el epicentro del brote, el ministerio de salud dirigió más personal y suministros al área. Un nuevo hospital en Dura, cerca de la ciudad de Hebrón, fue reutilizado al abrirse para tratar exclusivamente a pacientes con COVID-19.

“Desde el principio, trajeron los casos más difíciles aquí que necesitan cuidados intensivos”, dijo a Al Jazeera el Dr. Muhammad Ribie, el administrador del hospital. “Por supuesto, fue un gran desafío para nosotros”, dijo.

El hospital de Dura recibió por primera vez seis ventiladores, 10 camas de unidades de cuidados intensivos y 100 camas para casos menores, dijo Ribie. Después de una visita del ministro de salud palestino, Dr. Mai Keleh, se enviaron seis ventiladores más junto con 10 camas de UCI más a medida que aumentaban los casos en la región.

El hospital Dura también estaba equipado con un generador de oxígeno, pero Ribie dijo que todavía se necesita un generador adicional para satisfacer la demanda.

“El tratamiento de la mayoría de los pacientes con corona es con oxígeno”, dijo Ribie. “Si el generador no puede producir lo suficiente, cambiamos a tubos de oxígeno y esos se agotan rápidamente y luego tenemos que enviarlos a Hebrón para que los rellenen. Esto no es práctico”, agregó.

A principios de julio, a medida que aumentaba el número de casos en la región de Hebrón, la demanda de kits de prueba resultó en una escasez que llevó a las autoridades a utilizar temporalmente pruebas serológicas. El kit de prueba reabastecido por el ministerio de salud suministra al día siguiente, pero la ira del público montado.

Un grupo de enfermeras se prepara para salir del Hospital Dura después del final de su turno.

Un grupo de enfermeras se prepara para salir del Hospital Dura después del final de su turno. [Ibrahim Husseini/Al Jazeera]

‘Transmisión comunitaria’

Un funcionario de salud local que conoce la situación de COVID-19 en Cisjordania le dijo a Al Jazeera bajo condición de anonimato que la cantidad de casos detectados diariamente es preocupante. Durante las últimas dos semanas de julio, los casos recientemente detectados promediaron alrededor de 500 por día.

“Esta es una cifra alta cuando pensamos en el bajo número de pruebas realizadas”, dijo. “Hemos realizado alrededor de 35,000 pruebas por cada millón de personas, y esto no es suficiente”.

“Israel realizó muchas más pruebas … Los EAU realizaron 490,000 por cada millón de personas”, dijo. “Nos falta dinero”.

Al comienzo de la crisis de salud, la AP luchó para limitar la propagación de la enfermedad en Cisjordania a través de trabajadores que viajan hacia y desde Israel. Hay 10 cruces oficiales entre Cisjordania e Israel, y 300 cruces no oficiales más, dijo Mai Keleh en una reciente entrevista televisiva.

El PA no tiene los recursos para controlar el tráfico laboral para todos esos puntos de entrada. Además, muchos de los cruces no oficiales se encuentran en el Área C de Cisjordania, donde la Autoridad Palestina no tiene control.

Sin embargo, la situación ha empeorado mucho ahora. La mayoría de las transmisiones recientes en Cisjordania son “transmisiones comunitarias”, dijo recientemente el ministro de salud palestino.

El funcionario de salud dijo a Al Jazeera que estos representan “más del 61 por ciento de los casos”.

Impacto económico

Las consecuencias económicas del coronavirus han sido severas, y el ministerio de economía estimó las pérdidas del estancamiento en más de tres mil millones de dólares.

El primer ministro palestino, Muhammad Shtayeh, anunció esta semana acuerdos con la Autoridad Monetaria Palestina sobre varias medidas para aliviar la tensión económica.

Se ordenó a los bancos que no aplicaran tarifas a los cheques devueltos. Además, también recibieron instrucciones de no deducir los pagos de préstamos adeudados por sus clientes cuando la Autoridad Palestina transfiere los salarios a sus empleados.

Según datos de la Autoridad Monetaria Palestina, el valor de los cheques devueltos en Cisjordania se ha disparado en los últimos meses a $ 389 millones.

Ahmad Quaisi, el joven comerciante de tapicería de Hebrón, creía que la política tiene un inconveniente porque ha alentado a algunos a abusar de ella.

Pero por ahora, dijo, “hemos pasado de aceptar cheques a efectivo; solo vendemos en efectivo”.

Antes de la pandemia, importó hasta 10 contenedores al mes de mercancías de China, Turquía y Europa. Eso ha cambiado, dijo, ya que cada vez menos clientes compran en su tienda.

“La importación se ha reducido. El poder adquisitivo se ha ido. Ahora, importo dos contenedores al mes”.

Reply