Nagasaki cumple 75 años desde el bombardeo atómico

La ciudad japonesa de Nagasaki conmemoró el domingo el 75 aniversario de su destrucción por una bomba atómica estadounidense, con su alcalde y el jefe de las Naciones Unidas advirtiendo contra una carrera de armas nucleares.

Nagasaki fue aplastada en un infierno atómico tres días después de Hiroshima: ataques nucleares gemelos que resonaron en la era nuclear y le dieron a Japón la triste distinción de ser el único país en ser atacado por armas atómicas.

Los sobrevivientes, sus familiares y un puñado de dignatarios extranjeros asistieron a una ceremonia de conmemoración en Nagasaki donde pidieron la paz mundial.

Los participantes ofrecieron una oración en silencio a las 11:02 am (0402 GMT), hora en que la segunda y última arma nuclear utilizada en tiempos de guerra cayó sobre la ciudad.

“El verdadero horror de las armas nucleares aún no se ha transmitido adecuadamente al mundo en general” a pesar de décadas de esfuerzos de los sobrevivientes que cuentan su “experiencia infernal”, dijo el alcalde de Nagasaki, Tomihisa Taue, en un discurso posterior.

“Si, como ocurre con el nuevo coronavirus -al que no temíamos hasta que comenzó a extenderse por nuestro entorno inmediato- la humanidad no se da cuenta de la amenaza de las armas nucleares hasta que no se vuelven a utilizar, nos encontraremos en una situación irrevocable. Predicamento.”

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en un mensaje leído por su subsecretario Izumi Nakamitsu, advirtió que “la perspectiva de que las armas nucleares se utilicen intencionalmente, por accidente o error de cálculo, es peligrosamente alta”.

“El progreso histórico en el desarme nuclear está en peligro … Esta tendencia alarmante debe revertirse”, dijo.

– ‘Mundo libre de armas nucleares’ –

El número de participantes en la ceremonia de este año se redujo a aproximadamente una décima parte de la cifra de años anteriores debido a los temores del coronavirus, y los procedimientos se transmitieron en vivo en línea en japonés e inglés.

El primer ministro Shinzo Abe renovó su promesa de que Japón liderará “los esfuerzos de la comunidad internacional hacia la realización de un mundo libre de armas nucleares”.

Terumi Tanaka, de 88 años, que sobrevivió al bombardeo de Nagasaki cuando tenía 13 años en su casa en la ladera de una colina, recuerda el momento en que todo se puso blanco con un destello de luz y las consecuencias.

“Vi a muchas personas con terribles quemaduras y heridas evacuar … personas que ya estaban muertas en un refugio convertido en escuela primaria”, dijo Tanaka a la AFP en una entrevista reciente, diciendo que sus dos tías murieron.

Los sobrevivientes de la bomba atómica “creen que el mundo debe abandonar las armas nucleares porque nunca queremos que las generaciones más jóvenes experimenten lo mismo”, dijo.

El recuerdo se produce cuando persisten las preocupaciones sobre la amenaza nuclear de Corea del Norte y las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China por cuestiones como la seguridad y el comercio.

Estados Unidos lanzó la primera bomba atómica sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945, matando a unas 140.000 personas. El número incluye a los que sobrevivieron a la explosión pero murieron poco después por la exposición a la radiación.

Tres días después, Estados Unidos lanzó una bomba de plutonio sobre la ciudad portuaria de Nagasaki, matando a 74.000 personas.

Japón anunció su rendición en la Segunda Guerra Mundial el 15 de agosto de 1945.

Estados Unidos nunca ha accedido a las demandas de Japón de una disculpa por la pérdida de vidas inocentes en los bombardeos atómicos, que muchos historiadores occidentales creen que fueron necesarios para poner fin rápidamente a la guerra y evitar una invasión terrestre que podría haber sido aún más grave. costoso.

Otros ven los ataques como atrocidades innecesarias e incluso experimentales.

El año pasado, el Papa Francisco se reunió con varios sobrevivientes en visitas a Hiroshima y Nagasaki, rindiendo homenaje al “horror indescriptible” sufrido por las víctimas.

En 2016, Barack Obama se convirtió en el primer presidente estadounidense en funciones en visitar Hiroshima. No ofreció disculpas por el ataque, pero abrazó a los sobrevivientes y pidió un mundo libre de armas nucleares.

kh / axn

Reply