Sudán, importante grupo rebelde acuerda reanudar conversaciones de paz

El gobierno de Sudán, que comparte el poder, y un importante grupo rebelde activo en la frontera sur del país acordaron mantener nuevas conversaciones de paz auspiciadas por Sudán del Sur, días después de que Jartum firmara un acuerdo de paz con otros grupos.

El viernes, el gobierno acordó la medida con el Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán-Norte (SPLM-N), liderado por Abdelaziz al-Hilu, uno de los grupos que no se unió a un acuerdo firmado el lunes para poner fin a las guerras derivadas de la regla. del derrocado líder Omar al-Bashir.

El grupo de Al-Hilu ahora ha acordado con el gobierno de Jartum la “necesidad” de llegar a una solución política completa en Sudán y abordar las causas profundas de sus conflictos, dijo la oficina del primer ministro Abdalla Hamdok en su sitio web.

Dijo que ambas partes acordaron organizar talleres para diferentes temas, pero no dio un plazo ni detalles.

El SPLM-N, una de las mayores fuerzas rebeldes que controlan el territorio en la frontera sur, confirmó el acuerdo.

“Sí, es cierto. La reunión se llevó a cabo en Addis Abeba entre nosotros y el primer ministro Hamdok”, dijo Aman Amum, el negociador jefe del grupo, a la agencia de noticias Reuters.

“Continuaremos la negociación bajo Juba Mediation. Hasta ahora, no hay una fecha acordada para las conversaciones”.

El SPLM-N se había unido originalmente a las conversaciones de Juba antes de retirarse.

El grupo opera en una región habitada por minorías cristianas y seguidores de creencias africanas, que se quejaron de una larga discriminación bajo el gobierno de al-Bashir, que fue derrocado el año pasado, y busca un estado democrático laico para el país de mayoría musulmana.

“Para que Sudán se convierta en un país democrático donde los derechos de todos los ciudadanos estén consagrados, la constitución debe basarse en el principio de ‘separación de religión y estado’, en ausencia del cual se debe respetar el derecho a la autodeterminación”. dijo una copia del acuerdo, confirmada a la agencia de noticias AFP por el portavoz rebelde Jack Mahmoud.

El último acuerdo significa que solo un grupo clave sigue luchando: un ala del Movimiento de Liberación de Sudán (SLM) con sede en Darfur y liderado por Abdelwahid Nour, con sede en París.

Sudán ha estado asolado por conflictos durante décadas. Después de que el sur rico en petróleo se separó en 2011, una crisis económica alimentó las protestas que llevaron a la destitución de al-Bashir.

Tres grupos principales firmado el acuerdo del lunes, incluidas las facciones de Darfur, donde se estima que más de 300.000 personas han muerto y 2,5 millones han sido desplazadas desde 2003.

El acuerdo otorga una participación a los rebeldes en las instituciones gubernamentales: el 35 por ciento de los ministros del gabinete, 75 escaños en la próxima asamblea legislativa de transición de 300 miembros y tres miembros en el consejo soberano de 11 personas.

También propone un sistema federal para Sudán y otorga autonomía a las regiones de Kordofán del Sur y Nilo Azul.

Según el acuerdo, la región de Darfur, que se dividió en cinco estados, se reunificará en un área después de siete meses y tendrá su propio gobernador.

El acuerdo también otorga a Darfur el 40 por ciento de sus ingresos y el 20 por ciento de las oportunidades de empleo en la administración pública.

Si bien los acuerdos de paz pasados ​​se han derrumbado rápidamente, poner fin a una guerra con los grupos rebeldes ha sido una política fundamental del gobierno de transición de Sudán, que llegó al poder en los meses posteriores al derrocamiento de al-Bashir.

Reply